viernes, 13 de octubre de 2017

El Baúl de mis recuerdos: Homero, ejemplo de vida.


Los Simpson, ¿Quién no los conoce? Fan o no, son un icono de la televisión y de nuestra cultura y parte integral en la vida de muchos. Si bien su popularidad ha decaído en los últimos años por parte de la cadena FOX, no se puede negar la importancia de esta serie en la historia del entretenimiento animado. Pero para mí una de las mejores partes de esta seria se fue perdiendo hace muchos años; el mismísimo Homero J. Simpson, padre de familia y símbolo inconfundible para la serie, y no me refiero al doblaje magistral de Humberto Velez, sino al Homero de las primeras temporadas, aquel que era un poco despistado, pero a la vez un hombre muy dedicado a la familia.


Los más jóvenes quizás no lo tengan tan presente, pero en sus inicios Homero no era el bufón semi-retrasado que es hoy. Era un hombre más común, que lidiaba con las presiones del trabajo, su sobrepeso, un ligero alcoholismo y su gran amor por la comida. Hasta ahí todo parece igual que ahora, ¿verdad? Pero de vez en cuando Homero se veía en medio de situaciones más dramáticas en las cuales sacaba a relucir su yo paternal y su verdadero calibre como hombre. Fuese con algo más pequeño como el  dar un consejo a Bart sobre cómo funciona la relación con un maestro y su alumno, aceptando su culpa ante un error que agravó a Lisa o demostrándole a Marge que su amor por ella vale más que cualquier cosa en el mundo. Inclusive un popular meme de los Simpson surgió durante esta época.





En medio de todas sus boberías podíamos tener atisbos de un hombre que tenía la sabiduría adquirida a través de los años, al pedir perdón por un malentendido y abogar por la mujer más importante para cada hombre frente al público de un salón de caballeros, el perdonar la posible infidelidad de su esposa reconociendo que en parte él también tenía la culpa por sus acciones o el tragarse su orgullo para suplicar a su ex patrón que lo contratara de nuevo sin importar las condiciones que le impusiese. Momentos como estos  son los que hacían a Homero un personaje más humano y permitían que el espectador, en especial aquel que era padre de familia se sintiera más identificado.

Por desgracia esta característica de Homero se ha ido perdiendo en favor de darle un rol más cómico, pasando de ser un amoroso pero despistado padre y esposo a ser alguien completamente obtuso anta les situaciones cotidianas. Incluso existe la teoría de que todo lo que ocurre en la serie después de que Homero queda en coma está sucediendo en la mente de Homero, lo cual explica que  los niños no envejezcan y las situaciones sean cada vez más absurdas.



¿Ustedes que opinan? ¿Prefieren al Homero actual que es más jocoso? O ¿igual que yo, les gusta más ver el lado humano del regordete padre de familia? Personalmente mi momento favorito de Homero es también uno que es poderosamente sencillo, en el capítulo en el que se reencuentra con su madre (la primera vez) después de años de creerla muerta, al final del episodio deben separarse de nuevo para que ella pueda evitar ser arrestada. Homero la lleva a las afueras de la ciudad ara que sus compañeros activistas la recojan y tras despedirse de ella Homero se queda sentado en el cofre de su auto a un lado de la carretera contemplando el cielo nocturno plagado de estrellas; esta es una de las pocas ocasiones en las que los créditos no aparecen tras cambiar a un fondo negro, sino que acompañan a Homero mientras se queda ahí en medio de la nada. Tan solo puedo imaginarme a este hombre con los ojos llorosos mientras recuerda los momentos que paso con su madre en su niñez y feliz de haberla podido ver una vez mas.

sábado, 7 de octubre de 2017

Las Memorias de Vegeta (Entrada 111)

16 de Septiembre 791

La pelea entre Kakarotto Majin Boo era de proporciones míticas, cada golpe, cada patada y cada ataque de energía podía destruir ciudades enteras si así se lo propusieran; a simple vista estaba muy parejos, pero conociendo a Kakarotto y habiendo peleado con ese monstruo sabía que Boo tenía la ventaja al ser prácticamente imberbe al daño físico y por si fuera poco su aparentemente ilimitada reserva de ki. Incluso hizo una insultante demostración de esto al lanzarle un Kame Hame Ha  a Kakarotto con tan devastador poder que era doloroso centra la vista en la explosión. Pero sin dejarse hacer menos, el guerrero de larga melena dorada respondió con la misma técnica con un poder mucho mayo; confiándose de su fuerza Majin Boo trato de barrerlo hacia un lado con un golpe a dos manos, y por un momento pareció lograrlo, pero el haz de luz destructora le pazo de largo llevándose consigo sus brazos y parte de un hombro. Una vez más Majin Boo regenero sus miembros perdidos mientras Kakarotto se quedó recuperando el aliento por un momento, sus ropas empezaban hacerse jirones tras aguantar tantos embates y explosiones, y su cara y cuerpo estaban llenos de cortadas y raspones. Aun así volvió a tomar vuelo y se lanzó como bólido contra su oponente; este le recibió con la misma fuerza e intercambiaron golpes, Majin Boo hacia uso de su fuerza bruta y sus habilidades sobrenaturales mientras Kakarotto se valía de toda su experiencia como peleador atacando de las formas más ingeniosas que le hubiera visto usar; sin embargo Majin Boo se adaptaba con la misma facilidad con la que deformaba su cuerpo y contratacaba acorde. Cada vez que parecía que lo tenía acorralado, se libraba de alguna forma por imposible que pareciera y usaba las técnicas de Kakarotto en su contra. Inclusive por unos segundos Majin Boo lo forzó bajo tierra jalándolo después de un certero ataque con ki, cuando volvieron a emerger Boo había sido desintegrado nuevamente y Kakarotto se veía aún más agotado.

A este paso, Kakarotto volvería a tener una aureola sobre la cabeza, así que me acerqué para darle un poco de “asesoría técnica”.

-          ¡Kakarotto! – le llame acercándome a espaldas suyas y aprovechando que aquí demonio seguía reformándose.
-          ¿Eh?... ¿Qué quieres Vegeta? ¿Vas a remplazarme? Déjame pelear un poco más ¿sí?
-          ¡Naaa! Ni siquiera lo había pensado ¡Jamás te adelantes a los hechos cabeza de alcornoque! – le respondí con condescendencia – Saber mejor que yo que si vuelvo a pelear con el me matara otra vez… y además le tomaría solo unos segundos hacerlo.
-          ¡No! No, yo no quise decir eso.
-          ¡Jum! Dejémonos de cursilerías, esa es la cruda realidad, y lo entendí a la perfección cuando peleé con él, Majin Boo es mucho más fuerte que yo, y aunque no quisiera decir esto… tú tampoco lo vencerás.
-          ¡Vegeta!... – Kakarotto estaba pasmado ante mi declaración.
-          ¡No te limites por mí! – le impere - ¡acaba con el de una buena vez! ¡Yo sé que los poderes de un súper saiyajin fase 3 son capaces de desaparecer a Majin Boo del universo! ¿Qué estas esperando para hacerlo?
-          Si… yo también había pensado en lo mismo… - respondió Kakarotto – pero desafortunadamente no he podido encontrar esa oportunidad.
-          ¡¿Huh?!
-          ¡Cuando quiero desaparecerlo no me deja descansar ni un minuto para reunir energía! – aclaro con frustración.
-          ¿Un minuto dijiste?
-          ¡Rayos! Creo que me lucí más de la cuenta, ¡pero pensé que esto iba a marchar a la perfección!
-          Eee, entonces ¿de verdad estabas cuidando el no ponerme en ridículo? – yo solo estaba siendo sarcástico.
-          Ese maldito, ahora que regreso a la normalidad ¡solo se está burlando de mí! – se quejó Kakarotto al ver como Majin Boo había reconstruido su cuerpo y había empezado a hacer su “danza del vientre otra vez” - ¡Grrh! ¡Ya me tiene harto!
-          … - me acerqué a el duditabundo y con mucha aprensión acerca de lo que taba por sugerir – Solo será un minuto ¿Verdad?
-         
-          ¿Un minuto es más que suficiente para reunir energía y exterminar a ese desgraciado?
-          Si… solamente quiero un minuto Vegeta.
-          … Con abnegación y resignado a lo que pudiese pasar, avance al frente para enfrentar a Majin Boo – Hare todo lo posible por distraerlo un minuto y tu reunirás la energía necesaria.
-          Pe, pero, Vegeta…
-         
-          ¿Qué tú vas a distraer a Majin Boo? ¡Eso es imposible!, ¡Ya te lo dije, me tomara casi un minuto reunir la energía necesaria para destruir a ese demonio!
-          ¿Acaso hay otro método Kakarotto? ¿Existe otro método para derrotar a este sujeto?
-          Bueno… pues… ehhh – en vano Kakarotto se devano los sesos tratando de disuadirme.
-          Entonces ¿de qué te estas preocupándote? Concentra todo tu ki… apuesto mi orgullo a que soy capaz de detenerlo por un mísero minuto.
-          ¡Jum! De acuerdo, pero cuídate mucho Vegeta – Kakarotto se acercó para ponerse a mi lado y luego dijo con suma seriedad – pon atención, ten en cuenta que tú ya estás muerto pero ¿sabes que pasara si ese sujeto te vuelve a eliminar? Desaparecerías, no formarías parte de este mundo ni del otro, formarías parte de la nada.
-          … - Mire a Kakarotto de reojo, su aspecto de súper saiyajin fase 3 lo hacía verse aún más estoico al decir esas palabras.
-          No te vayas a morir Vegeta…
-          ¡Ja! Es no te incumbe… bien a pelear.

martes, 3 de octubre de 2017

Top 10 Curiosidades del Doblaje Mexicano


Seguramente ya habrán notado que yo AMO el doblaje de mi México y por supuesto lo considere el mejor del mundo. Esto no solo porque sea el de mi país, sino porque el español de México es el más neutro de todos los países de habla hispana y su calidad en parte se debe a su larga historia; dicho esto, es de esperarse que con tantos años de doblaje, sucesos y anécdotas emerjan en esta línea de trabajo. Por eso hoy les traigo 10 datos curiosos del doblaje en México.

10 Leon-Oh y el Sr. Shefield son hermanos
Leon-Oh de los Thundercats tiene un vínculo muy especial con Maxwell Shefield de La Niñera y es que sus respectivos actores de doblaje, Brozo y Trujo son hermanos, Conocidos también por sus nombres reales Víctor y Rubén Trujillo Matamoros, el primero más famoso por sus personajes de televisión y el segundo por su gran participación en el doblaje.



9 Baloo bailaba Mambo
Algunos sabrán que el “rey del barrio” German Valdez Tin Tan participo en el doblaje de El libro de la selva y Los aristogatos asi como en La leyenda de Sleepyhollow.


8 La localización ha sido un factor fundamental para el éxito del doblaje en México
La “Localización” es la parte del doblaje y la traducción que adapta el contenido de una obra para que sea entendible para el público que se dirige, todo país cuenta con expresiones, frases y modismos propios que son exclusivos de cada lenguaje y región, un ejemplo clásico es la frase “está lloviendo a cantaros” el equivalente en EU es “It’s raining cats and dogs” (están lloviendo gatos y perros) el doblaje y la traducción necesitan cambiar lo que dice un script para que no se pierda el contexto de un dialogo y la información tenga sentido para el espectador. Algunos estudios de doblaje descuidan este aspecto haciendo que se imposible hasta para los mejores actores de doblaje  hacer su mejor trabajo con un mal script.

7 La calidad del doblaje actual ha bajado debido a las decisiones ejecutivas en el proyecto.
Años atrás el control sobre el doblaje lo tenían estudios mismos, pero actualmente los productores y ejecutivos piden y a veces exigen que se utilice la misma ecualización del sonido se  usara para todo el doblaje en todo el mundo, lo que restringe como grilletes las voces e interpretaciones de los dobladores, ya que cada leguaje tiene una fonética distinta y la forma de entonación se ve severamente afectada cuando el actor tiene que limitar su voz para apegarse a la firma de audio.  


6 No todo lo que se dobla en México se transmite en el país
México es el rey del doblaje en Latinoamérica, prueba de ello es que nuestros dobladores son frecuentemente invitados a las convenciones de otros países del continente. Pero además las televisoras recurren a México para doblar su programación, como resultado algunas de estas producciones no se transmiten en México, tal es el Caso de Espíritu de Lucha (Hajime no Ippo).

5 Una sola voz miles de vidas
Es obvio que un actor o actriz de doblaje interpreta más personajes a lo largo de su carrera que uno de televisión o cine, por lo tanto en algunas ocasiones olvidan fácilmente algunos de sus papeles aun si los fans si los recuerdan, tan grande es el poder y la emoción que nos transmiten con su actuación que uno los reconoce aun si solo le dan su voz a un personaje de fondo.

4 Hanamichi y Haruko se casaron y tuvieron una hija
Rene García y Cristina Hernández trabajaron doblando a la pareja protagonista de Slam Dunk Hanamichi y Haruko, pero además ambos estuvieron unidos en matrimonio y dieron nacimiento a una hija que ahora sigue los pasos de sus padres. Actualmente ya no están Juntos, pero esa es otra historia que no nos incumbe.


3 El doblaje es fundamental en la vida diaria
Todos los días, hagas lo que hagas, vayas a donde vayas, la voz de los dobladores te rodea, en comerciales de tv, programas de radio y hasta cuando llamas por teléfono; son los llamados voice over ya que no todo se trata de doblar las voces de otros países sino también de mucho contenido original que todos usamos cotidianamente. El ejemplo más común que puedo darles es Sonia Casillas, la voz de Telcel.

2 Estamos perdiendo las voces que nos acompañaron en nuestra infancia
Desafortunadamente somos humanos, y el tiempo y la salud son recursos finitos.  En los últimos años las voces de varios grades del doblaje se han acallado y aunque nos dejas su trabajo para recordarlos nunca más le darán vida a nuevos personajes. Pero no todo es triste, puesto que las nuevas generaciones de actores y actrices del doblaje continúan su legado.


1 México es una potencia emergente en doblaje de videojuegos
Desde principios de la década más y más videojuegos se doblan en español en México, antes de esto los doblajes que se llevaban a cabo eran en España y se usaba también en Latinoamérica, pero ahora casas de doblaje como Pink Noise y Voltaic Studios  son la punta de lanza que brinda servicio de doblaje para el creciente mercado gamer de habla hispana en el continente americano, Juegos como Overwatch, Smite, Fable, Batman Series Arkham y League of Legends son solo una pequeña muestra del trabajo que están llevando acabo los dobladores pioneros de este nuevo medio para la industria del doblaje.

0 No es quien tú crees

No es poco común que a lo largo de una serie las voces de los personajes cambian de un episodio a otro y vuelven a la normalidad al siguiente o cambian indefinidamente. La razones son varias, pero básicamente un actor de doblaje trabaja en múltiples proyectos a la vez, y están sujetos a “Llamados” es decir se les cita para doblar sus líneas y debido a contratiempos de cualquier índole no pueden asistir a estas, entonces dependiendo de la urgencia y la prioridad del personaje de remplazar al actor para ese llamado. Video de Desdoblados.

domingo, 1 de octubre de 2017

Las Memorias de Vegeta (Entrada 110)

15 de Septiembre 791

Majin Boo había aparecido en el planeta supremo e inmediatamente comenzó a reír como un demente; no pronunciaba palabra alguna, pero por su comportamiento podía adivinar que se jactaba por dentro por habernos encontrado.

-          Este planeta podremos pelear a gusto – dije con anhelo mientras me tronaba los nudillos.
-          Supremo Kaiou sama… - Llamo Kakarotto con seriedad girándose hacia el grupo de espectadores a nuestras espaldas – por favor lleva a los demás a un planeta donde puedan estar seguros.
-          ¡¿Eh?! – se sorprendió Shin ante la petición.
-          Parece ser que esta pelea no será nada fácil, y no quiero que les pase nada.
-          ¡Sí! Como usted diga…
-          ¡Oooii! ¡Ustedes siempre nos causan problemas! – rezongó el anciano dios – pero está bien porque aunque peleen en este planeta será muy difícil que se destruya. ¡Goku, Vegeta, Peleen con todas sus fuerzas!
-          ¡Gracias Anciano! –dijo Kakarotto.
-          ¡Les deseo buena suerte a los dos! ¡Hagan lo posible por vencerlo! – animo Dende.

Le dedique una sonrisa de confianza a nuestros “animadores” y Kakarotto alzo un pulgar indicando su seguridad pero cuando se marcharon usando la tele transportación de Shin, nuestras sonrisas se borraron al encarar a nuestro oponente.

-          Veamos si esto podrá funcionar, ya que todo depende de esta pelea – declaro Kakarotto.
-          Si… - se secunde sin quitar la vista de Majin Boo.
-          Bien, ¿Quién de nosotros peleara primero?
-          ¡Vamos a decidirlo!
-          ¡Sí!
-         
-          ¡Piedra, papel o tijeras! – gritamos al unísono extendiendo nuestras manos con las respectivas señas.

Puede parecer estúpido, pero si no puedes decidir algo con simpleza cuando el universo está en peligro, entonces ¿Cuándo lo vas a hacer? Para mi disgusto, Kakarotto gano, y obtuvo el derecho a luchar primero; seguramente para las mentes de seres más inconsecuentes (como aquel trio de dioses) la mejor opción hubiera sido pelear juntos. Pero para un saiyajin, poder enfrentarse mano a mano y de uno a uno con el enemigo es más importante que el destino del universo. Frustrado por haber perdido, me relaje y deshice mi transformación en súper saiyajin, me encamine con calma hacia otro lado para ver mejor la pelea.

-          Kakarotto, hace tiempo que no te veo pelear, así que demuéstrame lo que has aprendido – en realidad no había pasado mucho desde que él y yo nos enfrentamos, y por supuesto habíamos combatido lado a lado mientras rescatábamos a Trunks y los demás, pero en medio de todo ese caos no había podido apreciar la técnica de mi oponente.
-          ¡De acuerdo! Aunque lamento decirte que probablemente no vas a participar… - Kakarotto siguió hablando mientras yo me elevaba en el aire para irme a sentar en un peñasco cercano donde pudiera tener una mejor vista, pero decidí ignorar las tonterías que salían de su boca.

Kakarotto empezó liberando su ki y pasando de su estado de súper saiyajin a la forma que supera a este, o como él lo llama “súper saiyajin fase dos”, en respuesta, Majin Boo comenzó a golpearse el pecho y a bramar como poseso. Pasaron los segundos hasta volverse minutos y ese payaso seguía jugando; el mismo Kakarotto había bajado la guardia debido a la confusión que le causaba el comportamiento de su oponente. Harto de esto, mi rival dio el primer ataque moviéndose a velocidad supersónica y sembrando su rodilla en el rostro de Majin Boo; pero como si esto no importase, el simplemente siguió golpeteando su pecho con los puños, siguió haciéndolo incluso después de que Kakarotto lo mando a volar con una patada, hasta que se estrelló con una roca en su camino, entonces se vio forzado a ponerse firme para contrarrestar la inercia. Al ver a Kakarotto acercarse le ataco con una esfera de energía rosada que este esquivo con facilidad para luego responder con otro rodillazo al estómago que hizo que Majin Boo se doblara de dolor. Sin perder e l ritmo, Kakarotto lanzo una sucesión se golpes con piernas y brazos, terminando con una pirueta en el aire para después dar una patada giratoria a la cabeza de su enemigo, haciéndolo quedar mareado apenas unas instantes, pero era todo lo que Kakarotto necesitaba, se colocó a espaldas de Majin Boo, y cuando este se dio cuenta ya era demasiado tarde, el saiyajin le disparo con una ráfaga de energía tan potente que su cuerpo se desgarro mientras gritaba, pero luego su grito se vio acallado por la explosión que acompaño al ataque de Kakarotto.

sábado, 30 de septiembre de 2017

Lo que aprendí de Overwatch acerca del esfuerzo y recompensa

El otro día estaba jugando Overwatch para levear un poco y juntar créditos para el próximo evento de Halloween que se avecina este mes de octubre, ya que los rumores indican que entre los nuevos skins saldrá uno para mi waifu Mei Ling Zhou y por supuesto que lo quiero.
  

Los que juegas Overwatch sabrán que después de cada partida se te van dando puntos de experiencia en base a tu desempeño durante esta; eliminaciones, participación en la defensa o ataque al objetivo, asistencias, sanaciones, muertes, etc. Y después de unas cuantas partidas note un cierto patrón, uno que ya se me había pasado por la mente pero solo entonces se conectó con otro concepto que conozco “Hacer un esfuerzo adicional” o como se le conoce en inglés “Go the extra mile” este concepto lo haba escuchado muchas veces, pero lo entendí tras leer “Piense y Hágase Rico” de Napoleón Hill. Ya antes les había hablado sobre este Sr. En mi video sobre las 5 características del éxito; en este libro Hill describe el esfuerzo extra como la cortesía que toda persona debería extenderle a los demás cotidianamente al no limitarse a hacer lo que se nos pide, si hacerlo de la mejor manera y con la mejor disposición, con una “actitud mental positiva” ir más allá del servicio que se espera de nosotros sin buscar una remuneración. La recompensa a nuestros esfuerzos usualmente vendrá sin que la esperemos o solicitemos, siempre y cuando este disposición de servicio sea un habito en nosotros.

Ahora bien, ¿Qué tiene que ver esto con Overwatch? En cada partida, la victoria o derrota depende de un gran número de factores, obviamente el trabajo en equipo y comunicación son gran parte de esto. Pero intrínsecamente lo más importante es el rol del personaje con el que eliges jugar (Ataque, Defensa, Tanque o Soporte) al apegarnos a las funciones de cada rol y cumplir con nuestro papel en base a lo que nuestro equipo necesita en determinado momento de la partida, podemos crear sinergia entre sus miembros. 

Quizás el equipo requiere de un franco tirador que elimine a un enemigo que obstaculiza el avance de la carga, o un héroe de ataque necesita un sanador que le permita atravesar las filas enemigas de manera eficaz o simplemente se requiere que un taque defienda la posición en lo que los compañeros caídos reaparecen. A menudo el desempeñar estas tareas con lleva sacrificar el ego y dejar de lado “las Kills” y el puntaje individual para que el equipo salga victorioso. Por otro lado, el esfuerzo extra se puede ver en los detalles diminutos que a menudo se pasan por alto, tales como agradecer a nuestro sanador por restablecer nuestra salud, o a nuestro soporte por un escudo o cobertura, o al compañero que se desvía de su camino para ayudarte cuando estas siendo asediado por dos o más héroes enemigos. Así mismo cosas tan pequeñas como permanecer en la partida aunque el pronóstico no sea favorable y mantener una actitud amable a pesar de los errores de nuestros compañeros de equipo, se pueden considerar como hacer un esfuerzo extra, ya que a pesar de que esto debería ser sentido común muy seguido ignoramos lo fundamental de la actitud deportiva adecuada.

En cuanto a la recompensa, esta se ve reflejada a la hora de nuestro marcador y puntos de experiencia, las asistencias, defensas, sanaciones, permanencia en el punto y por supuesto eliminaciones nos sumaran mayor puntaje, permitiéndonos acceder más rápido a mas cajas de botín al subir de nivel; además un buen trabajo en equipo entre desconocidos se verá recomenzada con compañeros que quieren permanecer en el equipo para la siguiente partida, y el juego recompensa esto con un 20% más de experiencia, y todo esto sin mencionar la satisfacción de cada victoria, que a final de cuentas es el objetivo principal del juego.

Todos estos ejemplos, los podemos ubicar en nuestra vida diaria, desde la casa, en la escuela, el trabajo y en la vía publica. Hacerse cargo de una tarea del hogar que “no nos corresponde” pero que de igual manera somos capaces de hacer,  el ayudar a un compañero en sus estudios si hay algo que no haya entendido y nosotros sí, el realizar las obligaciones laborales con la mejor actitud a pesar de los contratiempos y molestias que se puedan presentar (especialmente en servicio al cliente), o detener en tu camino para ayudar alguien que tuvo un problema con el auto o darle un aventón a un vecino que viste caminando de vuelta a casa.



Todo esto parece muy común y fácil, pero es precisamente que por eso llega a ser raro ver estos actos de servicio frecuentemente y por eso mismo, aquellos que hacen un esfuerzo extra atraen hacia su persona la atención favorable de quienes los rodean, abriéndose sin intentarlo las puertas de grandes beneficios, de los cuales, la reciprocidad que causan estos actos en las demás personas es la mas valiosa. 

miércoles, 19 de julio de 2017

Las Memorias de Vegeta (Entrada 109)



14 de Septiembre 791 5:00 pm

Los cuerpos de los rescatados comenzaron a caer víctimas de la gravedad, Kakarotto atrapo a sus hijos y yo a Trunks y a Piccoro. Mire a Majin Boo y seguía parado e inmóvil en uno pequeño risco.

-          Majin Boo aún no se ha dado cuenta, hay que esconderlos deprisa – le dije a Kakarotto.

Apenas empezamos a descender para buscar donde refugiarlos cuando nos detuvimos en seco. El ki de aquel monstruo que hasta ahora había disminuido comenzó a crecer exponencialmente, Kakarotto y yo nos miramos desconcertados por un segundo, pero sin esperar a que dijera algo volé para ver lo que ocurría con Majin Boo. Era imposible, Majin Boo seguía quejándose por lo bajo como si algo le causara un dolor constante, pero sus músculos se inflamaban grotescamente haciendo que se que saltaran las venas en la piel, y su ki iba en aumento segundo a segundo.

-          Oye Vegeta, corrígeme si me equivoco, pero el ki de Majin Boo está aumentando ¿no es así? – Pregunto Kakarotto acercándose a mis espaldas.
-          Sí, no puede ser… - Los músculos de Majin Boo seguían creciendo junto con su ki y muy pronto se convirtió en una mole de músculos rosados.
-          ¿Crees que… este sufriendo una transformación para su beneficio? – Pregunto de nuevo Kakarotto visiblemente preocupado.
-          No, espera… - Majin Boo comenzó a lanzar alaridos y retorcerse como si luchara contra algo en su interior – no, esta es otra transformación.
-          Me gustaría que ya se tranquilizase.

Cuando termino, respiraba agitadamente, la musculatura y enorme estatura dio paso un cuerpo pequeño pero bien definido, su apariencia era definitivamente infantil, pero en su cara estaba fija una muestra de furia contenida, el ki que habíamos sentido aún se hallaba presente pero comenzaba a disminuir – Ja ja ja le gusta asustarnos – le comente a Kakarotto.

-          Míralo, el infeliz se hizo más pequeño.
-          Ja ja que bien ¡lo logramos Vegeta! Tal vez ahora si podamos acabar con él.
-          Al parecer la figura de Majin Boo se ha convertido en un infante – señale bastante anonadado por todos los cambios que había sufrido ese monstruo.
-          Lo primero que tenemos que hacer es buscarle refugio a Gohan y los demás.

Dejamos en a Trunks y los demás debajo de una saliente que protuveraba del suelo, seguían inconscientes, pero Kakarotto pudo confirmar que seguían con vida después de obeter como respuesta un leve quejido de Gohan cuando trato de despertarlo. Mire a mi hijo tendido en el suelo, en efecto, estaba ileso. Pero fue en este breve momento de calma que recordé mi situación actual… yo, aún estaba muerto; mientras Kakarotto se alegraba de que estuvieran todos a salvo, mi mente tomo una ruta hacia el pesimismo, mi hijo estaba con vida, pero su madre, sus abuelos, todo aquello por lo que sacrifique mi vida se había esfumado a manos de ese maldito de Majin Boo y lo que era peor, se me había dado el privilegio de atestiguar lo inconsecuente de mi muerte.

-          Majin Boo se está moviendo Vegeta.
-          … - En efecto, Majin Boo voló a máxima velocidad varios kilómetros a la redonda en cuestión de segundos, solo para volver al mismo risco donde comenzó y luego comenzó a soltar su ki dando gritos espeluznantes, el cielo se oscureció y tormentas eléctricas y tornados se formaron de la nada, la tierra se estremecía tanto que estoy seguro que toda la tierra sintió las réplicas de aquel sismo.
-          ¡¿Qué está haciendo?!
-          ¡Está gritando como loco! – le respondí gritando a Kakarotto quien había hecho lo mismo al preguntar, el ruido era tan ensordecedor que apenas nos escuchábamos.

domingo, 2 de julio de 2017

Las Memorias de Vegeta (Entrada 108)



14 de Septiembre 791 10:15 am

Kakarotto había mencionado ya que siendo este el último lugar por explorar Gohan  y los demás debían estar por aquí. Ahora que nuestro camino se bifurcaba debíamos tomar una decisión para seguir.

-          Kakarotto ¿Cuál crees que sea el camino correcto?
-          ¿hmm? Déjame pensar… ¡Ya se! Es el izquierdo.
-          Ya veo, entonces yo iré por el derecho – respondí dándome vuelta para tomar mi sendero.
-          ¡Aaah! ¡Oye! ¡¿A que estás jugando?! ¡¿EH?! ¡VEN A QUI!
-          Si permanezco contigo no sucederá nada bueno – prueba de ello eran todas las asquerosas situaciones por las que acabábamos de pasar.
-          ¡Haz lo que quieras! ¡Beeeeeh! – no lo vi pero estoy seguro que ese maleducado me saco la lengua.

Proseguí por mi camino y me encontré en una caverna de techo bajo, tuve que ser cuidadoso en mi andar puesto que era demasiado oscuro, de repente me topé con dos siluetas resplandecientes, cuando me acerque más me di cuenta que se trataba de Trunks y Goten.

-          Son ustedes, se encuentran bien – les dije con una sonrisa triunfal y bastante alivio al ver a mi hijo sano y salvo – deprisa, hay que salir de este lugar inmediatamente, Síganme – les urgí antes de emprender la marcha, pero antes de haber dado diez pasos un estallido de energía y el resplandor proveniente de esta me hicieron detenerme y darme la vuelta - ¡¿Pero qué demonios?!

Me encontraba ahora frente a un niño de musculatura muy marcada y ataviado con ropas estrafalarias, su cabello era rubio y largo y estaba rodeado de aura dorada, los recuerdos que compartí con Kakarotto cuando nos fusionamos me llegaron vagamente a la mente, era Gotenks y estaba transformado en súper saiyajin 3. De pronto este alzo una mano y me disparo una ráfaga de energía, mandándome a volar contra una pared cercana, la suavidad de las paredes hechas con la carne de Majin Boo hizo que el daño fuera mínimo y me recupere apenas a tiempo para esquivar un segundo disparo.  La energía impacto en la pared atravesándola cuando salte para esquivarla, pero para mí disgusto me vi salpicado del viscoso liquido purpura que broto de la herida. Pero ahora estaba claro, esos dos ataques con energía lo demostraban, era el ki de Majin Boo.

-          Ya veo, tú no eres el verdadero Gotenks, ¡ahora me doy cuenta! Te daré tu merecido ¡AAAAHHH! – me transforme en súper saiyajin y a la vez me deshice de la sustancia desagradable que cubría mi cuerpo pero antes de lanzarme al ataque alguien me sujeto por el cuello y me levanto del piso, mire a mi agresor y vi un familiar rostro verde - ¿Qué estás haciendo Piccoro? ¡Suéltame!

Me deshice de su candado dándole un codazo en el esternón, cuando me soltó le propine una patada y un golpe en la cara alejándolo de mí, antes de poder seguir Gotenks me pateo por detrás en la nuca y por un momento perdí mi transformación, sin embargo pude recuperarla al instante y respondí al niño con un puntapié en el rostro, pero de nuevo recibí una patada por detrás, esta vez vino de Piccoro; M e vi lanzado nuevamente contra una pared y me di cuenta de lo difícil que era pelear con ambos al mismo tiempo, maldije al inútil de Kakarotto por no estar cuando le necesitaba y me puse nuevamente en guardia. Piccoro preparo su Makankosappo y apenas alcance a dispararle uno de mis poderes antes de que lo lanzase, haciendo que fallara su puntería y le diera por la espalda a Gotenks; ambos cayeron al piso inconscientes.

-          Por fin todo termino – me dije a mi mismo mientras me secaba el sudor de la frente, cerré mis ojos y respire profundo para relajarme mientras deshacía mi transformación, pero cuando los abrí Piccoro y Gotenks estaban de nuevo de pie - ¿qué? ¿Qué está pasando aquí?

Un estallido a mis espaldas fue la respuesta a mi pregunta; caí al piso cubierto nuevamente de la repugnante sangre de Majin Boo, cuando me incorpore vi a Kakarotto  transformado en súper saiyajin  y saludándome con la mano – Nos volvemos a ver Vegeta – su saludo se vio interrumpido por Gohan quien le lanzaba golpes y patadas de manera sucesiva, por mi parte tuve que esquivar un puñetazo de Gotenks quien por poco me atrapa desprevenido, cuando este pasaba de largo frente a mi le di un golpe de partillo en la espalda tirándolo al suelo. Kakarotto se acercó a mí y nos colocábamos espalda con espalda mientras nuestros oponente se incorporaban nuevamente, estábamos rodeados.

-          Estos tipos no tienen limite, si los derribamos se vuelven a poner de pie – de dije a Kakarotto.
-          Si, y no importa cuántas veces les ataquemos no reciben ningún daño – agrego.

Nuestros tres oponentes empezaron a preparar sus técnicas especiales en silencio, el Kame Hame Ha, el¸ Makankosappo y El ataque Kamikaze de los súper fantasmas - ¡Nos van a matar con eso! – advirtió Kakarotto con preocupación. Todo parecía perdido, Kakarotto no podría tele transportarse estando dentro de Majin Boo y esos ataques eran demasiado poderosos como para soportarlos, eso sin tomar en cuenta que Majin Boo notaria semejante explosión. De pronto Piccoro Gohan y Gotenks se convirtieron en golosinas dejándonos atónitos a Kakarotto y a mí.

-          Oye Vegeta, ¿me puedes explicar lo que paso?
-          ¡Imbécil! ¡¿Cómo demonios quieres que lo sepa?! ¡Nada tiene sentido en este asqueroso lugar! – Ya estaba hasta la coronilla, quería salir de ahí cuanto antes – Anda vámonos antes de que algo más ocurra.

Seguimos explorando la cabeza de ese monstruo y tuvimos que sortear un camino lleno de membranas cristalinas que se entrelazaban, solo puedo pensar que eran sus neuronas, pero no estaba seguro, según mis cálculos no éramos tan pequeños como para estar a nivel celular, pero a este paso estaba dudando de mis deducciones – No están por ningún lado, quizás ya están muertos – dijo Kakarotto con pesimismo, mi atención se vi llamada por un color rosado distinto al oscuro purpura y azul de cubría todo lo demás.

-          Kakarotto por aquí, creo que los encontré -  le dije mientras me encaminaba hacia donde notaba ese color rosado.
-          ¡Es Picorro! – dijo con entusiasmo Kakarotto al ver como el rostro del Namekuseijin sobresalía de un capullo rosado, podo una mano en su rostro y luego en su nariz y boca - ¡Qué bien, aun esta con vida! y Mira… - señalo un poco más lejos, otros tres capullos de encontraban ahí, Trunks y los hijos de Kakarotto también estaban encerrados en capullos.
-          Ya veo, los dos chiquillos también perdieron la fusión y se separaron en dos.
-          No lo que ocurrió es que los 30 minutos de la fusión terminaron, cuando Boo absorbió a Gotenks  el tenía todas las características de la fusión hasta que esta termino, así que no debería haber problema si los niños hacen la fusión aquí adentro.

Comenzamos a examinar los capullos, estaban unidos por dos tallos al techo y suelo, además parecían estar rellenos de algo, me imagine que debía mantenerlos con vida para apoderarse de sus poderes, ahora que lo pensaba era muy similar al capullo en el que nos encontrábamos cuando estábamos fusionados. Kakarotto seguí examinando el capullo donde estaba Gohan, pero yo ya no necesitaba saber más.

-          Apártate – le ordene, y dispare con la punta de mis dedos a los tallos que sujetaban el capullo. Mientras el rescataba a Goten y a Piccoro yo me hice cargo de mi hijo, su rostro se veía en  paz, como si estuviera dormido, al menos eso me tranquilizaba un poco.
-          Con esto Boo seguramente perdió gran parte de sus poderes, ahora solo nos falta salir de aquí – dijo Kakarotto cuando habíamos arrancado todos los capullos - ¿Ves cómo tengo razón? El ki que se siente es mucho más pequeño que antes.
-          … Bien, volemos este lugar en pedazos para poder salir de aquí – sugerí al tiempo que me giraba y extendía una mano para disparar, mi mente jugo con la fantasía de la cabeza de Majin Boo estallando desde adentro.
-          ¡Sí! – Kakarotto se giró al lado opuesto al mío para dispersar el ataque, una gran idea de hecho, me pregunte por un momento si algo de mi genio se le había pegado tras haber estado fusionados – Oye espera un momento, no importa si Majin Boo ha vuelto a la normalidad, sigue teniendo una fuerza increíble que es difícil de igualar, sin duda sigue siendo un rival poderoso.
-          … - Tenía razón, aun cuando me enfrente al Majin Boo gordo tuve problemas al enfrentarle, la única razón por la que no corrimos con la misma suerte de antes era porque nos habíamos fusionado.
-          Si salimos tal y como estamos… de seguro nos va a matar.
-          Entonces ¿Qué otro método se te ocurre? – inquirí cruzándome de brazos - ¿Eh?
-          ¡No lo tengo porque tu rompiste ese arcillo que bien pudimos aprovechar! – respondió con un puchero.
-          Está bien, quédate a vivir dentro de Majin Boo para siempre si quieres, lo siento, pero yo me largo de aquí – declare preparándome nuevamente para hacer estallar la cabeza del monstruo.
-          Ji ji ji – rio Kakarotto mientras se atravesaba en mi línea de fuego – pero espera, ¡no todo está perdido! – remarco puntualizando con su dedo índice - existe un método por el cual aún podemos ganarle a Majin Boo.
-          … - Ya me lo imaginaba - ¡No quiero!
-          Pero si no he dicho nada aun – contesto alzando las manos en señal de protesta.
-          ¿Quieres decirme algo sobre la fusión? La conozco perfectamente, ¿eso que tiene que ver?
-          ¡Ah! Entonces si la conoces.
-          Observe todo cuando estaba en el otro mundo, y no estoy para bromas ¡de ninguna manera hare esos pasos tan ridículos! – negué rotundamente.
-          ¿Hum? ¿de verdad son ridículos? Pues yo no pienso lo mismo.
-          ¡Airgh! Además te dije que no volvería a fusionarme contigo ¡¿me oíste?! – me di media vuelta y me cruce de brazos mostrando mi negativa, pero antes de que otra cosa pasara algo llamo mi atención - ¿huh? Kakarotto… ¿Qué esta haciendo ese sujeto aquí?
-          ¡AH! – exclamo Kakarotto tan sorprendido como yo, frente a nosotros el Majin Boo gordo reposaba en un capullo de color azul oscuro, igual que con los demás solo se podía ver su abultado rostro inconsciente – Es Majin Boo, es el primero con el que peleamos… vaya, hay un Majin Boo dentro del mismo Majin Boo, es increíble ver que se haya absorbido a si mismo ¿Por qué habrá hecho eso?
-          … - ciertamente no tenía sentido.
-          Oye ¿Qué te parece si liberamos a este Majin Boo? – sugirió Kakarotto.