domingo, 15 de agosto de 2010

Las Memorias de Vegeta (Entrada 1)




Se suponia que la siguiente entrada seria Samurai trilogy, pero estoy batallando subir el material, entonces decido adelantar una entrada de la proxima semana.

Todos conocemos la historia de Dragon Ball, sus sagas y personajes, uno de los mas carismaticos es Vegeta. Pero ¿que pasaba por su cabeza en las batallas, en sus momentos de paz?, ¿como fue que se convirtio en padre?, Toriyama nunca se molesto en explicarlo, por lo que en esta ocra que estoy escribiendo tratare de mostrar como fue todo, de la pluma del mismo Vegeta.


15 de Junio de 791

Mi nombre es Vegeta, soy el ultimo sobreviviente y príncipe del extinto planeta Vejita. Hace un año Kakarotto partió junto con Shen Long para evitar que las esferas del dragón fueran usadas nuevamente, desde hace unos meses me percate que ahora que el no esta, soy el único saiyajin de sangre pura que queda, y soy el único testigo viviente de nuestra cultura, tradiciones e historia; por este motivo he decidido escribir este libro, en el dejo un registro de mi vida, para que las futuras generaciones en las que corra la sangre saiyjin sepa cuales son sus orígenes.


 Llegue a la tierra en el año 762 de acuerdo con el calendario terrícola acompañado de mi lacayo Nappa en busca de las legendarias esferas del dragón para obtener la vida eterna. Nunca hubiera imaginado que este evento cambiaria mi vida de una manera tan radical; las esferas no fueron mi única motivación para venir este planeta tan primitivo, al escuchar la batalla que tuvo Raditz con su hermano Kakarotto, me sentí intrigado por la manera en la que el y los seres de este planeta podían incrementar su poder de pelea repentinamente, confiado en mi propio poder vine a la tierra para atestiguar este suceso con mis propios ojos. 

No expresar la totalidad de mi asombro al ver a este soldado de clase baja levantarse una y otra vez tras cada uno de mis ataques, y aun menos podría enfatizar como me sentí al ser vencido por Kakarotto, mientras viajaba de vuelta al planeta Freezer, busque en mi cabeza la razón de mi  derrota, si bien sus amigos terrícolas ayudaron a dar un giro a la situación, fue mi descuido al permitir que ese mestizo hijo de Kakarotto se transformara en un mono gigante. Mientras me encontraba en la cámara de rehabilitación, mis pensamientos se centraban en volver cuanto antes a la tierra y acabar con esas sabandijas. Sin embargo mi venganza tendría que esperar debido a la intromisión de Freezer, quien al enterarse de la existencia de otras esferas del dragón en el planeta Namekusei partió en su búsqueda, otro descuido de mi parte, centrado en mi batalla en la tierra olvide que Freezer estaría escuchando todo lo sucedido a través de los rastreadores.

Fue durante esta batalla contra el entonces emperador de la galaxia que conocía a Bulma, una mujer terrícola que llego a namekusei con el fin de revivir a sus amigos usando las esferas del dragón, mi primer encuentro con ella fue breve, y aun que ciertamente me pareció atractiva, mi mente estaba solo ocupada por apoderarme de todas las esferas antes que Freezer. Fue también durante esta batalla que mi orgullo quedo hecho pedazos, primeramente al sucumbir ante el sobrecogedor poder de Freezer y segundo, al ver a Kakarotto transformado en el legendario súper saiyajin. Toda mi vida, desde mi infancia pensé estar destinado a ser el hombre mas poderoso del universo, yo era el príncipe de mi raza guerrera, yo debía ser el guerrero definitivo; pero la realidad me abofeteo con toda su dureza.

Tras la batalla, por caprichos del destino termine en la tierra, viviendo en casa de Bulma, dado que la aparente muerte de Kakarotto al estallar el planeta Namekusei, me vi obligado a esperar a que fuera resucitado con las dichosas esferas, sabiendo que ninguno de sus amigos representaba una amenaza para mi me di el lujo de aceptar la oferta de esta chica, principalmente por mi interés en el sistema de gravedad que el padre de Bulma había inventado para que Kakarotto entrenara. Fue en el año 763 que supimos que “Goku” como lo llamaban sus amigos terrícolas seguía con vida y estaba entrenando en el espacio mientras viajaba de regreso a la tierra; esto hizo que mi sangre saiyajin se aceleraba, si el estaba entrenando, significaba que no podía perder mas tiempo, debía alcanzar su nivel y superarlo cuanto antes, sin esperar un minuto mas subí en la nave espacial recién construida por el Dr. Briefs y me lance al espacio en busca de mas poder.

Durante un año me mantuve entrenando, a veces en el espacio, a veces en la tierra, tratando de dominar la gravedad 100 veces aumentada, tal y como Kakarotto había hecho, en mis breves momentos de descanso, los cuales eran causados por el desgaste de mi entrenamiento, estudie las costumbres de la tierra; el Dr. Briefs siendo un hombre de ciencia, se vio muy interesado en conocer mas sobre la cultura de los saiyajin y el planeta Vejita, por lo que a menudo se unía a mi mientras tomaba mis alimentos. Normalmente lo habría matado por solo sugerir semejante barbaridad como comer juntos, pero había algo extrañamente reconfortante en este hombre, y su platica hacia que mi estrés por no obtener resultados en mi entrenamiento disminuyera un poco, creo que ha sido la única persona que me ha hecho reír con un chiste, además prefería su compañía a la de la madre de Bulma, quien era una mujer muy atractiva pero con una personalidad mas dulce que la de las golosinas que me preparaba. Durante estos momentos de relajación note a Bulma y a ese terrícola que murió de manera ridícula, asesinado por un saibai man, pasaba mucho tiempo al lado de la chica, y continuamente me lanzaba miradas de odio, las cuales estaban llenas de frustración al saber que seria estupido buscar una pelea conmigo, durante mi estadía en la tierra fue Bulma quien se ofreció para atender lo que necesitara, mi ropa, comida y habitación, todos estos detalles eran dispuestos para mi con sumo cuidado, esta muchacha terrícola era la única que me dirigía la palabra sin crisparse de miedo, su manera altanera de hablar y su personalidad impertinente constante mente me sacaba de mis casilla, ¿Cómo osaba? Esta insignificante hembra terrestre sugerir que el príncipe de los saiyajin anduviera por ahí desnudo.

Pronto al enterarnos de que Freezer había sobrevivido y se acercaba a la tierra, todos nos dirigimos a su encuentro, una vez mas esa chiquilla hizo gala de su estupidez al seguirnos, pero su arrojo al tomar enserio la situación ciertamente me hizo ver que no solo era testaruda, esta mujer tenia agallas.

La llegada de Freezer se vio opacada por la aparición de un joven saiyajin mestizo que tenia la capacidad de transformarse en súper saiyajin y decía provenir de un futuro distante, en el cual la humanidad e inclusive yo mismo había muerto a causa de 2 androides asesinos. Fue este mismo joven misterioso quien nos revelo que Kakarotto estaba por llegar a ese mismo lugar, luego de volver a su propio tiempo, y dejarnos con la premisa de que dentro de tres años nuestras vidas estarían juego, sobrevivir se convirtió en mi meta principal.

Durante un año entrene arduamente, poniendo mi vida en riesgo una y otra vez, y cada vez que caía rendido Bulma se hacia cargo de curar mis heridas, siempre que lo hacia tenia que escucharla sermoneándome acerca de lo inmaduro e inconsciente que era. Recuerdo en cierta ocasión en la que termine gravemente herido tras hacer explotar la cámara de gravedad, desperté encamado tras una pesadilla, mi cuerpo estaba vendado cuidadosamente, alguien se había esmerado en sanar mi maltrecho cuerpo, fue entonces cuando voltee a mi derecha, y la vi dormida con la cabeza descansando sobre sus brazos en un escritorio, su respiración lenta y pausada era tranquilizante, su cabello azul resplandecía con la luz del sol que entraba por la ventana.

La razón por la que Bulma pasaba tanto tiempo conmigo se debía a que ese novio cabeza hueca suyo, constantemente se iba tras de cualquier falda, lo cual dio como resultado que terminaran su relación. En las primeras semanas después de su rompimiento era común que la escuchara llorando en su habitación mientras volvía a mi propia alcoba después de entrenar, por alguna razón esto me inquietaba; una noche en la que no podía conciliar el sueño, salí de mi cuarto y baje a la cocina para buscar un poco de agua, al entrar a ella me encontré con Bulma sentada a la mesa con una taza de café en sus manos, llevaba el pelo suelto y vestía un largo camisón sin mangas color blanco.

No se percato de mi presencia hasta que la sequedad de mi garganta me hizo carraspear, ligeramente asustada volteo hacia mi y después de un momento sonrió - ¿tampoco puedes dormir? – pregunto mientras se limpiaba los ojos con una mano, estaban cristalizados, era obvio que había estado llorando, sin responderle tome un vaso del fregadero y me serví agua; trate de beber con naturalidad, pero me percate que lo hacia tan lento como podía, la miraba furtivamente por el rabillo de mi ojo izquierdo, luego de hacerlo un par de veces me percate que ella hacia lo mismo, al cruzarse muestras miradas, sentí como me sonrojaba ligeramente, mi pulso se acelero y sentí que mi boca se secaba nuevamente; con un ligero tartamudeo me pregunto si quería beber un poco de café, sintiéndome extrañamente nervioso asentí y me senté frente a ella, mientras ella se levantaba para servir otra taza.

Hubo un incomodo silencio mientras bebíamos, los saiyajin somos buenos guerreros no buenos conversadores, pero despues de un rato ella fue quien rompió el silencio preguntándome mi edad, nuca me había preocupado de cosas como esa, mi raza no solía festejar cumpleaños como los terrícolas, pero en esa época yo tendría alrededor de 33 años, a lo que ella respondió que era solo 1 año mayo que ella, esto me sorprendió bastante ya que no aparentaba mas de 24 de edad; ella siguió haciendo preguntas sobre mi y el planeta vejita, algunas de estas preguntas las respondí a regañadientes y de mala gana.

Estoy viendo en mi reloj que son casi las 12:30am, me iré a dormir y continuare escribiendo en otra oportunidad.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

oye sta muy interesante todo esto q sta scrito aki, ases un buen trabajo, felicitaciones.

Anónimo dijo...

Que gran imaginacion tienes, gracias por escribir, yo no podria pensar en algo de este estilo.

MIL GRACIAS!!!

Anónimo dijo...

sta muy bueno sto q ases, amigo =) felicidades.

Anónimo dijo...

Me gusta, me gusta, lo leeré todo :)

otakulove dijo...

muy interesante pero da mas detalles xfavor

otakulove dijo...

muy interesante pero da mas detalles xfavor

otakulove dijo...

muy interesante pero da mas detalles xfavor

Anónimo dijo...

Me encanto las lei todas!

sofia diaz dijo...

muy bueno,soy fanatica de dragon ball pero nunca me imagine que me gustaria algo que no haya hecho el mismisimo Akira Toriyama.tenes mucha imaginacion y talento...podrias escribir libros de esto.seguro que todos los que lo leen te felicitan.

Vegeta dijo...

Hola fans de Vegeta!!

Acabo de crear en Facebook una nueva página del Príncipe Saiyajín.
Si gustan, visítenla, publicaré contenido de DB, estas primeras publicaciones son de la historia de Vegeta.

Si les agrada regálenme un like, si no es así, dejen algún comentario con algo que les agradaría ver, lo tomaré en cuenta para mejorar.

También estoy buscando CDC, si hay algún interesado, publiquen en la página o manden un inbox.

https://www.facebook.com/Vegeta.Yo.Soy.El.Principe.Saiyajin.732

Gracias Insectos!!!

markitoz dijo...

Esta muy padre esta historia jeje la leo y me imagino a vegeta con lápiz y papel en mano, escribiendo su propia historia, gracias por compartir

Alvarado Jara Melvin dijo...

Omg excelente amigo, excelenta capacidad de redacción, me la creí todita, saludos desde PERÚ

Arnulfo Hdz. dijo...

vaya es buena quiero parte 2

Arnulfo Hdz. dijo...

vaya es buena quiero parte 2